Nuestra historia

Todo inició en 1948, cuando los hermanos Luis Rigoberto, Juan Antonio y Luis Alfredo, comenzaron a seguir los pasos de su padre Florencio López, quien era muy amante del deporte y de las motocicletas, y que pertenecía a la gloriosa entidad deportiva Valparaíso Moto Club (V.M.C.) fundada el 14 de septiembre de 1914. fue en este club donde comenzaron a dar sus primeros pasos en las competencias de motocicletas, representando a la ciudad de Valparaíso y con el color verde esmeralda del V.M.C.

Viendo que obtenían buenos resultados deportivos y como ellos mismos reparaban y preparaban sus motocicletas, decidieron abandonar la fotografía a la cual se dedicaban y comenzar un nuevo negocio ahora enfocado a las motocicletas, dando origen a López Hermanos, un taller de motocicletas; siendo los fundadores Luis Alfredo y Juan Antonio, a los que posteriormente se unió Luis Rigoberto.​

En ese entonces, las marcas más comunes eran: Ducati, Triumph, Gilera, Harley Davidson, Indian, Guzzi, AJS, Matchless y más tarde, las gloriosas motonetas italianas Vespa y Lambretta, además de otras tantas marcas famosas.

Al mismo tiempo, siguieron compitiendo y acaparando la atención de los aficionados a este deporte y a las motocicletas, gracias a su valentía, la buena conducción y a la cantidad de triunfos que disputaban con los mejores pilotos y a la vez entre ellos.

Con esto, se hicieron famosos en Chile y también en el extranjero, ya que en aquella época se realizaban las no menos importantes 100 Millas Internacionales, competencia a la que asistían los más selectos pilotos del motociclismo suramericano y también mundial.

Es así que esto se convirtió en una tradición familiar que se fue traspasando de padre a hijo, con el debido compromiso de representar a la familia López, al V.M.C. y a la ciudad. Después de Rigoberto, Juan Antonio y Alfredo, siguieron sus hijos, Allan y Marco Antonio, este último quien hasta el día de hoy continua siendo el dueño de López Motos.

Allan y Marco Antonio también siguieron compitiendo y fueron excelentes pilotos; ambos campeones nacionales en varias oportunidades destacándose Marco Antonio por el gran apoyo de su padre Juan Antonio, ocupando siempre los sitios de privilegio en el podio y conquistando 7 títulos nacionales en diferentes especialidades y categorías, además de varios vicecampeonatos y terceros lugares a nivel nacional.

Cabe destacar, que en el año 1985 participó en una fecha del campeonato mundial de motocross que se realizó en Argentina, donde ocupo el 18.° lugar de una grilla de partida de 45 pilotos de los mejores del mundo. Hoy en día, López Motos es un negocio enfocado a brindar la mejor atención personalizada.

En López Motos será atendido por el dueño, quien no solo acumuló experiencia en las competencias, sino también, se tituló como técnico mecánico y utiliza todos sus conocimientos para hacer diagnósticos acertados, reparar y mantener en excelentes condiciones su motocicleta del tipo y la marca que sea.